Annia Alonso
Artista visual cubana

Soy una artista de formación escultórica y me gusta incorporar elementos matéricos y volumétricos al trabajo del grabado: la Colagrafía, y también a la pintura y en estos momentos estoy trabajando de manera alterna con estas técnicas.

Me gusta trabajar la pintura teniendo en cuenta los elementos que provienen de la tradición pictórica pero sobredimensionándolos mediante el trabajo de las pastas, de los chorreados, etc , para crear una obra que funcione sobre la propia capacidad autónoma, pero con un sentido simulador y alegórico tanto desde el punto de vista conceptual como técnico, o sea, me interesa sobresaturar, sobrecargar la obra mediante el volumen, relacionar los elementos bidimensionales con los tridimensionales, resaltar las diferencias de valores, fundiéndolo todo para que ella misma sea como un elemento de cierta mirada cínica o irónica a la tradición de la propia pintura. Me interesa trabajar con el hecho desembarazado que tiene hoy la pintura, que todo cabe, que todo es posible dentro de un marco tan específico como el cuadro.

Esta valoración de mi obra en sentido general, puede apreciarse en mi proyecto de exposición personal: DE MI COLECCIÓN, 2011, con un total de 14 piezas entre grabados, pinturas y moldes colagráficos, mostrado en la galería Carmen Montilla, de la Habana, Cuba.

Para esta exposición he presentado un formato minimalista con dimensiones menores de un metro para las pinturas, donde la adición de pastas fusionadas con diversos materiales y con pigmentos conocidos, han cristalizado dejando una especie de rígidos relieves escultóricos sobre los lienzos.

Se trata de realizar un trabajo la manipulación de la pintura fusionándola con otros recursos materiales mediante un procedimiento compositivo y de un tratamiento iconográfico condicionado por las preocupaciones espaciales y volumétricas. Estas posibilidades que tiene la pintura de hoy en cuanto a su procedimiento desenfadado me hacen sentir al objeto en una especie de juego que solo termina transformándose en una graciosa pieza que sobre su escenario actúa burlonamente consigo misma.

La muestra reúne una variedad de objetos cotidianos y de uso doméstico del patrimonio tangible del cubano y que son fácilmente identificables.

Annia Alonso, artista.

Prerrogativas
(crítica por el curador David Mateo)

En mis primeros acercamientos a la obra de Annia Alonso, realizada a través del dibujo y la pintura, pude reconocer evidencias claras de un procedimiento compositivo, de un tratamiento iconográfico fuertemente condicionado por las preocupaciones espaciales y las concepciones volumétricas. Eso sucedió alrededor del año 2004 cuando aún no había logrado conocer lo suficiente a la artista, ni hurgado en los pormenores de su currículum para descubrir que cursaba la especialidad de escultura en la Escuela Nacional de Arte. Recuerdo el grato impacto que me causaron aquellos personajes casi andróginos en contacto directo con la naturaleza, aquellos animales y troncos delineados con la sublimidad y la aspereza de un Giacometti que mostraban las series Encuentros al desnudo y Muchachas con perros. Las figuras parecían querer animarse dentro del cuadro, tratar de quebrar la rígida bidimensionaldad a la que estaban aparentemente confinadas.

La decisión de dedicarse a partir del 2005 a la práctica colagráfica la consideré muy acertada y estimulé a la artista en varias oportunidades a que siguiera profundizando en ella. Con esa acción no solo llevó su propuesta visual hacia un nuevo estadio de movimiento y expresividad, sino que comenzó a facilitar la extroversión de sus habilidades naturales para el abordaje de lo matérico, para la manipulación de lo objetual. Ese fue el instante en el que sus conocimientos e intuiciones acerca del trabajo con el collage y los subterfugios del relieve empezaron a adquirir un sentido funcional, a integrarse con un carácter más aportador dentro de su quehacer artístico. En una de mis reflexiones realizadas hace unos años sobre la producción artística de Annia Alonso escribí la siguiente nota, que no solo cito ahora sino que suscribo como elemento tipificador de su desenvolvimiento actual: “En la obra de Annia Alonso la colagrafía está fungiendo como una especie de transición, de puente empírico entre el dibujo, el grabado y la pintura. Esa experiencia la está adentrando en una especie de “zona franca”, “tierra de nadie” donde entra y sale a su antojo, sin que le puedan impugnar la procedencia de un instrumental o un artificio”

La muestra De mi colección que actualmente se presenta en la galería Carmen Montilla, constituye un paso importante en la consolidación y madurez de ese proceso de transición, en la implementación de esa estrategia articulada entre el dibujo, el grabado y la pintura, más allá de la diferencia de calidades logradas durante la ejercitación de estas manifestaciones por separado. En lo que a mi criterio corresponde, creo que es en la impresión colagráfica y en el trabajo de montaje de las matrices donde ha logrado resumir -hasta el momento- la mayor cantidad de iniciativas técnicas, efectos y valores compositivos, los cuales empieza a trasladar con cautela y meticulosidad al terreno de lo pictórico.

Si con los dibujos realizados a principios del dos mil Annia Alonso logró conquistar un estilo y una iconografía propia, singular, llamando la atención de algunos colegas, críticos y especialistas, con estas experimentaciones recientes está descubriendo y perfeccionando las formas y los métodos que mejor concuerdan con sus capacidades y presupuestos creativos. Formas y métodos que podrían augurar, incluso, una pronta y desembarazada inmersión en el ámbito de la tridimensionalidad, de lo instalativo.

David Mateo. Curador.
La Habana, abril de 2011.

Mesa con cenicero y caja de cigarros populares y fondo negro

Popular con cenicero

2011: Colagrafía, 45x60cm

Mesa con cafetera y taza de café con fondo rojo

Diálogo

2011: Colagrafía, 54x36cm

Repisa con conjunto de cafeteras rotas sobre esta y detrás la pared pintada de rojo y muy porosa

De la colección de Kiko

2011: Colagrafía, 47x92cm

Farol roto sobre saco de yute en una esquina de una habitación

El farol americano

2011: Colagrafía, 89x63cm

Palito de tender ropa desgastado con tenue coloración roja , con pared muy desgastada

El último palito

2011: Colagrafía, 63x83cm

Taza de café acompañada de un tabaco de marca Romeo y Julieta con fondo rojo

Romeo y Julieta

2011: Colagrafía, 33x26cm

Jarrito y caja de fósforos en una esquina de una ventana abierta

El jarrito de Tere

2011: Técnica mixta, 56x73cm

Cubo rojo con pescados pequeños sobre la acera y nombres de gentes escritas sobre el cemento

Carnada

2010: Técnica mixta, lienzo, 60x80cm

Cajas de cigarros populares con cenicero sobre una mesa y el fondo describe una pared repellada y sin pintar

Populares

2010: Técnica mixta, lienzo, 60x90cm

Una puerta pintada de blanco, rota y remendada y también está cerrada

La puerta del patio

2011: Técnica mixta, lienzo, 80x60cm

Filtro viejo con una tapa de un caldero en la parte de arriba

El filtro de mi abuela

2011: Técnica mixta, lienzo, 80x60cm

Dos calderos que tienen sembradas dos plantas

Cacharros

2011: Técnica mixta, lienzo, 60x80cm

Mesa de patio metálica pintada de blanco con cenicero echo de coco sobre ella

Mesa circular con cenicero

2010: Técnica mixta, lienzo, 60x90cm

Conjunto de cafeteras plateadas sobre una mesita redonda

Conjunto

2010: Técnica mixta, lienzo, 60x80cm